NOTICIAS

QUEDADA 1

  • Cinefórum 03/11/2017

Visionado y análisis del capítulo 3×01 de la serie Black Mirror.

Un mundo de cinco estrellas
Utilizando de base una historia del propio Charlie Brooker, Schur y Jones construyen una sátira no sólo del funcionamiento de las redes sociales y de plataformas de puntuación de servicios como Yelp o TripAdvisor, sino que la amplían hasta incluir esas interacciones sociales que buscan no ofender a nadie y ser muy políticamente correctas. Todo el mundo mantiene la fachada de que la vida es perfecta y genial de los barrios residenciales que hemos visto en ‘Weeds’ o ‘Mujeres desesperadas’.


Lacie, la protagonista, tiene un único objetivo en la vida: conseguir que su ranking se acerce al 4,5, el número mágico que le permite acceder al apartamento de sus sueños y a la vida perfecta con la que fantasea. Vive en un mundo en el que las personas se puntúan unas a otras según sus interacciones personales, sus fotos, hasta la manera en la que saludan o el aspecto que tienen. Se llevan al extremo esos retazos de vida prefabricados que colgamos en Facebook, y Lacie está desesperada por estar a la altura y ser, directamente, la chica más popular.

Porque ese mundo, en apariencia tan perfecto y tan de pose de Instagram, no deja de ser una exageración del sistema social de un instituto cualquiera. Están los populares, los que ocupan el escalón intermedio, y desean más que nada que los populares les den su aprobación, y los apestados sociales, la gente a la que todo el mundo decide hacer el vacío. Sólo que, en este caso, si ese vacío social hace caer tu ranking, va más allá de que tus compañeros de trabajo te ignoren.

‘Nosedive’ lleva al extremo el mundo de los influencers, los asesores de rendimiento en redes sociales y la obsesión por ser los que tengamos más seguidores en Twitter. El viaje de Lacie para conseguir esas cinco estrellas que le permitan ascender en el ranking se basa en aspectos tan superficiales y falsos que, por supuesto, no puede acabar bien.